domingo, 29 de junio de 2008

Tortugas y dragones


Corre dijo la tortuga, atrévete dijo el cobarde,
estoy de vuelta dijo un tipo que nunca fue a ninguna parte.
Sálvame dijo el verdugo, sé que has sido tú dijo el culpable.
No me grites dijo el sordo, hoy es jueves dijo el martes

No mientas dijo el mentiroso, buena suerte dijo el gafe,
ocúpate del alma dijo el gordo vendedor de carne,
pruébame dijo el veneno, ámame como odian los amantes.
Drogas no, dijo el camello, cuanto vales dijo el ganster





Si la angustia no tuviera tantos meses, si pudiera huir de esta ciudad,
si el milagro de los panes y los peces consiguiera darnos de cenar.
Si tuvieran corazón las autopistas, si alguien me esperara en la estación,
si bajaran de la luna los artistas, si acabara bien esta canción.
Si aprendiéramos a amar como animales, si quedara tiempo que perder,
si bailaran rock and roll los generales, si cantara el gallo rojo del amanecer.
Y los sentidos olvidaran la razón.
Y las golondrinas supieran volver a hacer su nido cada otoño en el reloj de las oficinas.
Si el huracán del porvenir arrasara las fronteras rotas las banderas por la pasión,
si reinara en el dos mil la imaginación, si los besos cotizaran más que el oro,
si quedara hotel en Shangri-Lá, si la muerte hiciera mutis por el foro,
si pudiera yo quererte hasta el final y naufragar en la isla del tesoro,
si los mercenarios de la soledad incendiaran con un blues todo el cono sur.
Si en los escombros de la revolución creciera el árbol verde del placer,
y las catedrales se cansaran de ser ruinas del fracaso de Dios.
Si volvieran los dragones a poblar las avenidas de un planeta que se suicida.
Si volvieran los dragones…
Si volvieran los dragones, Robin Hood, las amazonas, Marco Polo, Nosferatu, Garcilaso, Casanova, Buster Keaton, Mata Hari, Don Quijote, Macedonio, Moby Dick, Los Bucaneros, Nostradamus, Celedonio, Sargent Pepper, Goyeneche, Sitting Bull, La violetera, Janis Joplin, Doctor Jekyll, D’Artagnan, la primavera, el Cantar de los Cantares, Greta Garbo, el Tempranillo, Babilonia, Julio Verne, Camaron, los conventillos, Gulliver, Sierra Maestra, Bonny and Clyde, La Magdalena, Camelot, los alquimistas, Atahualpa, Bonavena, la tetona de Fellini, Bakunin, las ilusiones, Espartaco, Mesalina, las cigueñas, los bufones.

Si volvieran los dragones.

sábado, 28 de junio de 2008

Todavía han de crecer en ti las palabras



-Maestro Hora -murmuró-, nunca pensé que el tiempo de todos los hombres fuera... -buscó la palabra adecuada, sin encontrarla- ...tan grande. -dijo por fin.
-Lo que has visto y oído, Momo -respondió el maestro Hora-, no era el tiempo de todos los hombres. Sólo era tu propio tiempo. En cada hombre existe ese lugar, en el que acabas de estar. Pero sólo puede llegar a él quien se deja llevar por mí. Y no se puede ver con ojos corrientes.
-¿Dónde estuve, pues?
-En tu propio corazón -dijo el maestro Hora, y le acarició el revuelto pelo.
-Maestro Hora -volvió a murmurar Momo-, ¿puedo traerte también a mis amigos?
-No -contestó-, no puede ser, todavía.
-¿Cuánto tiempo puedo quedarme contigo?
-Hasta que tú misma quieras volver con tus amigos.
-Pero, ¿puedo contarles lo que han dicho las estrellas?
-Puedes pero no serás capaz.
-¿Por qué no?
-Porque todavía han de crecer en ti las palabras.
-Pero quiero hablarles de eso, a todos. Quiero poder cantarles las voces. Creo que entonces todo volvería a estar bien.
-Si de verdad lo quieres, Momo, tendrás que saber esperar.
-No me importa esperar.
-Esperar, mi niña, como una semilla que duerme toda una vuelta solar en la tierra antes de poder germinar. Tanto tardarán las palabras en crecer en ti. ¿Quieres eso?
-Sí -murmuró Momo.
-Pues duerme -dijo el maestro Hora, pasándole la mano por los ojos-, duerme.
Y Momo tomó aliento, profundamente feliz, y se durmió.


Momo - Michael Ende

Y vivir al revés



Sugiero que el más triste de los presos
tenga derecho a sábanas de seda;
bendita sea la boca que da besos
y no traga monedas.

Propongo corromper al puritano,
espiar en la ducha a las vecinas,
ir a quitarle al dios de los cristianos
su corona de espinas.

Nada de margaritas a los cuerdos,
hay que correr más que la policía
para bailar el vals de los recuerdos
llorando de alegría.

La vida no es un bloc cuadriculado
sino una golondrina en movimiento
que no vuelve a los nidos del pasado
porque no quiere el viento.

Se aconseja dormir a pierna suelta
lejos de tentaciones de diseño,
que no pase de largo por tu puerta
el hombre de tus sueños.

La rana esconde un príncipe encantado,
tu boca un agridulce de membrillo
¡qué ganas de un cursillo acelerado
de besos de tornillo!

Y jugar por jugar
sin tener que morir o matar,
y vivir al revés
que bailar es soñar con los pies.

Conviene entrar penúltimo en la meta
de la vuelta a la infancia en patinete
y fusilar al rey de los poetas
con balas de juguete.

Por qué no doctorarse en cremalleras
como hace la hormiguita por tu espalda
e hilvanar con jirones de banderas
braguitas rojigualdas.

Hacen falta cosquillas para serios,
pensar despacio para andar deprisa,
dar serenatas en los cementerio
muriéndose de risa.

jueves, 26 de junio de 2008

Cosmética del enemigo

- A mí me importa un bledo. No creo en Dios, luego tampoco creo en el diablo.
- Yo creo en el enemigo. Las pruebas de la existencia de Dios son frágiles y bizantinas, las pruebas de su poder todavía son más inconsistentes. Las pruebas de la existencia del enemigo interior son enormes y las de su poder son abrumadoras. Creo en el enemigo porque todos los días y todas las noches se cruza en mi camino. El enemigo es aquel que, desde el interior, destruye lo que merece la pena. Es el que te muestra la decrepitud contenida en cada realidad. Es aquel que saca a la luz tu bajeza y la de tus amigos. Es aquel que, en un día perfecto, encontrará una excelente razón para que te tortures. Es aquel que te hará sentir asco de ti mismo. Es aquel que, cuando entreveas el rostro celestial de una desconocida, te revelará la muerte contenida en tanta belleza.

------

- (...) Soy una persona extremadamente formalista. Actúo según una cosmética rigurosa y janseninsta.
- ¿Qué tienen que ver los productos de belleza con esta historia?
- La cosmética, ignorante, es la ciencia del orden universal, la suprema moral que determina el mundo. No es culpa mía si las esteticistas han recuperado esta admirable palabra. Hubiera resultado anticosmético presentarme ante usted y plantearle de golpe y porrazo sus opciones. Tenía que hacérselo vivir a través de un vértigo sagrado.

------

- Extraña religión, la del yo. "Soy yo, sólo yo, nada más que yo. Soy yo, y, por tanto, no soy la silla sobre la que me siento, no soy el árbol que estoy mirando. Soy bien distinto del mundo, me limito a las fronteras de mi cuerpo y de mi mente. Soy yo, y, por tanto, no soy ese señor de ahí, sobre todo si ese señor resulta ser el asesino de mi mujer." Un credo singular.
- Singular, sí, literalmente.
- Me pergunto qué hace la gente como tú con el pensamiento. Debe resultarte molesto ese incontrolable flujo mental que puede meterse en la piel de cada uno. Y, sin embargo, este pensamiento también procede de ese pequeño yo. Se convierte en algo inquietante que amenaza tus barreras. Por suerte, la mayoría de las personas han encontrado un remedio para eso: no piensan. ¿Para qué iban a pensar? Dejan que lo hagan aquellos cuyo oficio consideran que consiste en pensar: los filósofos, los poetas. Es tanto más práctico por cuanto ni siquiera hay que tener en cuenta sus conclusiones. Así, por más que un espléndido filósofo de hace tres siglos dijera que el yo resulta odioso, o un extraordinario poeta del siglo pasado declarase que yo es otro: está bien, sirve para animar las charlas de salón, sin que eso afecte lo más mínimo a nuestra reconfortante certeza: yo soy yo, tú eres tú y cada uno en su casita.


------

Cosmética del enemigo - Amélie Nothomb

viernes, 20 de junio de 2008

Preferimos soñar

Aunque últimamente parezca que todos los sueños se acaben.
Aunque digan que nunca fue nada y que hoy no nos quiere ya nadie.
Aunque vendan todo su amor por una ridícula critica pop no tienen ni idea de cuantas palabras sin doble sentido nos quedan.
No nos van a parar, son otros los que suben y luego se caen.
No nos van a parar, preferimos soñar que triunfar.
No nos van a parar, cada vez somos más, más y más.

jueves, 19 de junio de 2008

martes, 17 de junio de 2008

Sigur Ros - Hoppipolla


"A lo largo de los últimos doscientos años el mirlo abandonó los bosques y se convirtió en un pájaro de ciudad. Esto ocurrió por primera vez en Gran Bretaña, ya a final del siglo dieciocho; algunos decenios más tarde sucedió en París y en la cuenca del Ruhr. Durante el siglo diecinueve el mirlo conquistó una tras otra todas las ciudades europeas. En Viena y en Praga se asentó alrededor de 1900 y siguió luego hacia el oriente, hacia Budapest, Belgrado, Estambul. No cabe duda que desde el punto de vista del globo terráqueo, esta invasión del mundo de los seres humanos por el mirlo es más importante que la invasión de América del Sur por los españoles o el retorno de los judíos a Palestina. Un cambio en las relaciones entre las distintas clases de seres vivos (peces, pájaros, hombres, plantas) es de un grado superior al cambio de relaciones entre los distintos componentes de la misma clase. Si a Bohemia la habitaron los celtas o los eslavos, si la Besarabia es dominada por los rumanos o rusos, al globo terráqueo le da poco más o menos lo mismo. Pero si el mirlo traicionó a la naturaleza original para ir a vivir junto al hombre en su mundo antinatural, algo cambia en el orden del planeta. Sin embargo nadie se atreve a explicar la historia de los últimos doscientos años como la historia de la invasión de las ciudades por los mirlos. Estamos todos dominados por una concepción anquilosada sobre lo que es importante y lo que es irrelevante, fijamos la vista angustiados sobre lo que es importante, mientras que lo irrelevante, disimuladamente y a nuestras espaldas, extiende sus guerrillas que, al fin y sin que nos percatemos, cambian el mundo y nos cogen desprevenidos."



El libro de la risa y el olvido - Milán Kundera

domingo, 15 de junio de 2008

La educación de las hadas

- ¿Cómo se las reconoce?
- ¿A quién?
- A las hadas, ¿cómo se las reconoce?
- Depende.
- ¿Depende de qué?
- De uno.
- Todas las chicas que conozcas pueden ser hadas.
- ¿Pero cómo puedo saber si es o no? ¿Tengo que pedir tres deseos para ver si funciona?
- Por ejemplo.
- Pero si no funciona pareceré un gilipollas.
- No, pareces un gilipollas cuando repites las palabrotas que dice Narcis.
- ¿A partir de qué edad pueden ser hadas las chicas?
- 18, 20
- ¿Has conocido a muchas?
- Bueno, no lo se, tampoco van por ahí diciendo "soy un hada, soy un hada".
- ¿Por qué no?¿Tiene algo de malo?
- No. Muchas chicas son hadas pero no saben que lo son. La verdad es que todas pasan mucho tiempo sin saberlo. Es que es un trabajo tremendo, y cuando terminan se olvidan de todo. Quedan amnésicas. Entonces para que empiecen hay que ayudarles. Hay que hacerles preguntas. Cosas como las que te preguntan todo el tiempo en el cole. A eso se le llama educar a las hadas.
- ¿Educar a las hadas?
- Sí, claro. Cuanto más aprendan mejor. Así recuerdan lo que tienen que hacer.
- ¿Sigue valiendo lo de agarrarse a un árbol para entrar en contacto con ellas?
- Claro.
- ¿Pero cómo se las reconoce?
- Por las cicatrices
- ¿Qué cicatrices?
- Las de la cara. Tienen que pensar mucho para salir de la amnesia, concentrarse. Y para eso se rascan las mejillas, tanto tanto que se hacen heridas.
- Son gilipollas.
- Raúl, ¿que te dije?
- Perdón, perdón. ¿Entonces yo podría hacerme amigo de un hada y pedirle algo?
- Claro. ¿Qué te gustaría pedirle a un hada?
- Eso no es asunto tuyo.


La educación de las hadas.

jueves, 12 de junio de 2008

Per qué?


Per què? Per què? Innombrables preguntes que no han trobat una resposta a cap conte del per què.

Per què hi ha tants pardals i tan pocs unicorns?

Per què les ombres s'amaguen de la llum?

Per què l'aire es invisible?

Per què els estels fugaços sempre cauen darrere les muntanyes?

Per què les plantes no parlen?

Per què no neixen de les flors de gebre fruits de gel?

Per què no hi ha cap animal amb tres potes?

Per què hi ha persones amb mala sort i persones amb bona sort?

Per què quan ens llevem no trobem al costat del llit les coses que somiem?


Quan el món encara era jove - Jürg Schubiger


(¿Por qué? ¿Por qué? Innumerables preguntas que no han encontrado respuesta a ningún cuento del por qué. ¿Por qué hay tantos pájaros y tan pocos unicornios? ¿Por qué las sombras se esconden de la luz? ¿Por qué el aire es invisible? ¿Por qué las estrellas fugaces siempre caen detrás de las montañas? ¿Por qué las plantas no hablan? ¿Por qué no nacen de las flores de escarcha frutos de hielo? ¿Por qué no hay ningún animal con tres patas? ¿Por qué hay personas con mala suerte y personas con buena suerte? ¿Por qué cuando nos levantamos no encontramos al lado de la cama las cosas que soñamos?)

Yotsuba, los charcos y las bicicletas.


- Este charco es de los buenos
- Vaya, no sabía que hubiera charcos buenos y malos
- Claro, si te convirtieras en mí lo sabrías. Este es chulísimo.
- ¿Y ese?
- No, este es un rollo. Es un charco para novatos.
- Vaya
- Ostras... Pues es un poco divertido... ¡Hala, era más divertido de lo que creía!
- ¿Por qué os gustan tanto los charcos a los niños?
- Porque los mayores son grandotes y les gusta el mar.




Anywhere, as far as possible.

martes, 10 de junio de 2008

Lluvia

Se ha escrito tanto acerca de la lluvia.

viernes, 6 de junio de 2008

Resumen de noticias




He estado al alcance de todos los bolsillos
porque no cuesta nada mirarse para adentro.
He estado al alcance de todas la manos
que han querido tocar mi mano amigamente.
Pero, pobre de mí, no he estado con los presos
de su propia cabeza acomodada,
no he estado en los que ríen con sólo media risa,
los delimitadores de las primaveras.

No he estado en los archivos ni en las papelerías
y se me archiva en copias y no en originales.
No he estado en los mercados grandes de la palabra,
pero he dicho lo mío a tiempo y sonriente.
No he estado enumerando las manchas en el sol
pues sé que en una sola mancha cabe el mundo.
He procurado ser un gran mortificado
para, si mortifico, no vayan a acusarme.

Aunque se dice que me sobran enemigos,
todo el mundo me escucha, bien quedo cuando canto.
Yo he preferido hablar de cosas imposibles
porque de lo posible se sabe demasiado.
He preferido el polvo así, sencillamente,
pues la palabra amor aún me suena hueco.
He preferido un golpe así, de vez en cuando,
porque la inmunidad me carcome los huesos.

Agradezco la participación de todos
los que colaboraron en esta melodía.
Se debe subrayar la importante tarea
de los perseguidores de cualquier nacimiento.
Si alguien que me escucha se viera retratado,
sépase que se hace con ese destino.
Cualquier reclamación que sea sin membretes.
Buenas noches, amigos y enemigos.

lunes, 2 de junio de 2008

Domesticar

- Sólo se conocen las cosas que se domestican -dijo el zorro-. Los hombres ya no tienen tiempo de conocer nada. Compran cosas hechas a los mercaderes. Pero como no existen mercaderes de amigos, los hombres ya no tienen amigos. Si quieres un amigo, ¡domestícame!

- ¡Ah! -dijo el zorro-. Voy a llorar.
- Tuya es la culpa -dijo el principito-. No deseaba hacerte mal pero quisiste que te domesticara...
- Sí -dijo el zorro.
- ¡Pero vas a llorar! - dijo el principito.
- Sí
- Entonces no ganas nada.
- Gano -dijo el zorro-, por el color del trigo.