miércoles, 17 de marzo de 2010

La locura y la estupidez



–Porque una vez que has comenzado –predicaba–, no hay razón alguna para detenerse. El paso entre la realidad que ha de ser fotografiada porque nos parece bella y la realidad que nos parece bella porque ha sido fotografiada, es brevísimo.

Si fotografías a Pierluca mientras levanta un castillo de arena, no hay razón para no fotografiarlo mientras llora porque el castillo se ha desmoronado, y después mientras la niñera lo consuela mostrándole una concha en medio de la arena.

Basta empezar a decir de algo: “¡Ah, que bonito, habría que fotografiarlo!” y ya estás en el terreno de quien piensa que todo lo que no se fotografía se pierde, es como si no hubiera existido, y por lo tanto para vivir verdaderamente hay que fotografiar todo lo que se pueda, y para fotografiarlo todo es preciso: o bien vivir de la manera más fotografiable posible, o bien considerar fotografiable cada momento de la propia vida. La primera vía lleva a la estupidez, la segunda a la locura.


Italo Calvino - La aventura de un fotógrafo

3 comentarios:

Postal dijo...

Y a pesar de que a veces puedo ser muy estúpida y me va enormemente la locura, señalaré que no soy de las que piensa que hay que fotografíarlo todo. Al menos no con una cámara. Ni siquiera con la memoria, que me falla demasiado a menudo. Vivir es otra cosa.

Nébula dijo...

es un fragmento de un relato de "Los amores difíciles"?

polaroidgirl dijo...

pues yo debo de estar loca.