martes, 24 de febrero de 2009

¡POP!


"Te intenté explicar una vez, porqué Amélie era mi película favorita. Tú, de nuevo, me ignoraste. El asunto es que me quedé con ganas. Quería decirte que si necesito ver Amelie por lo menos 3 veces al año es porque Amelie me trae esperanza. Me hace olvidar que el mundo es, joder, una mierda en líneas generales, y que la economía va de culo, y que la universidad va a perder todo el encanto que tenía por un estúpido plan, y que las cosas no tienen porque salirme siempre mal. Amélie me devuelve un poco la fe en los seres humanos, y eso te incluye a ti. A ti y a tu sonrisa rota y a tu instinto asesino. Amelie me trae lo que alguna vez me robaste y tanto me costó volver a recuperar. También quise contarte porqué escucho a La Casa Azul. Tú creías que era porque Luis me había terminado sumergiendo en su mundo de marihuana, pop y colorines. En parte tenías razón, excepto por el tema marihuana, pero eso es otro asunto. La verdadera razón por la que empecé esuchando La Casa Azul fue porque me devolvía la alegría. Me devolvía la alegría y las ganas de gritar, de saltar, hacer locuras y dejarme llevar. Es como tener en el mp3 a un grupo de cheedleaders instandote a vivir el momento, a no apalancarte. Me gusta La Casa Azul porque me hace reír, y porque sus melodias te hacen sonreír y no te importa que las letras hablen de desamor si eres capaz de escribir una canción así de feliz en momentos de tristeza. Ahora que miro hacia atrás, me doy cuenta de que por mucho qu te lo hubiese explicado no lo hubieses entendido porque por aquel entonces tú aún llorabas demasiado y yo todavía no sabía que para los corazones rotos lo mejor son las tiritas. Poco después de que yo dejase de vestir de negro tu me preguntaste que porqué. El día en que salté a los colores me sonreíste y me dijiste: te quedan bien. Pero no lo entendías. A mí los colores me dan energias positivas. Siento que el mundo puede cambiar, y que es mucho más bonito si me pongo una camiseta morada, o auzl, o roja. Si camino con las converse de color verde, o las que tienen lunares, si mis pañuelos de papel son de color pistacho, o si mi carpeta d instituto tiene escrito ¡pop! con letras grandes y un montón de dibujos psicodélicos. Me siento bien así, y ahora que sé que ya no me escuchas te digo que fue lo que me devolvió la sonrisa que tanto te gustaba.

Pero nunca llegas a comprender que quedarnos quietas en la miseria era lo que nos destrozaba.
"


6 comentarios:

Haakjvork dijo...

Bravo.

Esto debería ser un himno.

Salvo lo de la marihuana (parafraseando xD)

PD: 3 temas de adelanto de Love of Lesbian en su myspace. ¿Y para esperar taaantos días, (30) ¡QUÉ SOLUCIÓN HAY!?

Nébula dijo...

Pero nunca llegas a comprender que quedarnos quietas en la miseria era lo que nos destrozaba.

Que gran verdad .*

(porque la vida es más bonita si las gafas son de color rosa)

Rass dijo...

alucinante... gran texto!! grandes verdades... por cierto me encanta Amelie pero la casa azul... pff...

bueno hasta otra!!

Carlos dijo...

De acuerdo en todo.

annna dijo...

que cierto.



(lau espero crecer,espero que tengas razón.)


:*

Nébula dijo...

tiene usted un premio en mi blog .^